Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos y de personalización. Haz clic en configurar cookies para personalizar las cookies o en Aceptar para acapetar todas las cookies.
Configurar cookies    ACEPTAR
BLOG
El BMP al día
‹ LISTADO DE ARTÍCULOS
08 de octubre de 2018
El capital vuelve a mirar hacia el Inmobiliario

La evolución de cualquier mercado de bienes o servicios está condicionada, en primer lugar, por los volúmenes de oferta y de demanda. Sin embargo, en un sector como el inmobiliario la oferta sufre variaciones lentas, porqué el proceso de diseñar, tramitar licencia, construir, equipar y vender un inmueble es medianamente largo, cuestión de meses como poco. No se puede dar, pues, respuesta inmediata a una petición de compra como sí ocurriría con la mayoría de productos, desde agua mineral hasta teléfonos, por ejemplo. Por eso mismo, las variaciones de precios de los inmuebles las deciden, básicamente, las posiciones que adoptan los inversores: cuando todos compran, el valor se incrementa rápidamente.

En 2018, la inversión inmobiliaria en España asciende a 27 millones de euros diarios, lo que al cabo del ejercicio puede suponer unos 10.000 millones. De hecho, entre enero y junio, España ha captado más inversión inmobiliaria que en cualquier año completo del ciclo 2009-2013. La recuperación económica ha generado más actividad y empleo, lo que a su vez estimula la demanda de bienes inmuebles. Además, durante los últimos años, se ha ido depurando y reduciendo el stock de vivienda procedente de la burbuja de hace más de una década, lo que disminuye la oferta. Si, asimismo, todavía estamos en época de hipotecas baratas, la ecuación se resuelve por sí sola: el inmobiliario progresa hacia arriba, y más que va a seguir subiendo.

Por lo pronto, la inercia del crecimiento del PIB y del empleo se va a mantener durante los años inmediatos, si bien con perspectivas de una cierta atenuación. Lo mismo ocurrirá con los tipos de interés, que se espera que comiencen a subir en 2019 pero lo harán a un ritmo lento y, en principio, por debajo de la tasa de inflación (lo que en sí mismo ya garantiza un beneficio). Además, la progresiva estabilización de precios de venta y alquiler -tras cuatro años de subidas importantes- proporcionará al inversor una seguridad difícilmente existe en caso de subidas verticales.

Pero existen varios factores nuevos y adicionales que van a dar todavía más empuje al sector. En primer lugar, la eclosión de las llamadas empresas proptech, que van a dinamizar el mercado con soluciones tecnológicas que incluyen desde visitas virtuales hasta decoración online. Otro elemento que va a contribuir a la sostenibilidad del sector será el auge de los proyectos de rehabilitación y mantenimiento de edificios que, sobre todo en las grandes ciudades, ayudarán a paliar la falta de nuevas promociones de vivienda (por falta de espacio) y a poner nuevos activos en el mercado del alquiler residencial.

La traca final puede llegar a través de los especuladores, cuyo capital disponible es tan cuantioso como necesario (¡financian el 70% de la economía real de la OCDE o el 40% de los proyectos de infraestructuras de todo el planeta!). Gracias a la tecnología, el dinero de estos inversores se mueve rápido y en cualquier lugar. Además, ¿alguien se atreve a sugerir donde podrían destinarse buena parte de los miles de millones de dólares que la primavera pasada huyeron de la inversión en criptomonedas?

Por fundamentales, por perspectivas en el corto y el medio plazo, por el contexto macroeconómico del país, y por el más que previsible interés de los grandes especuladores internacionales, este es un buen momento para invertir capital en el inmobiliario español.

El capital vuelve a mirar hacia el Inmobiliario
Del 16 al 19 de octubre
Recinto de Montjuic - Plaza España de Fira de Barcelona
BMP 2019
Consorci ZF Internacional SAU
Tel.: +34 93 223 40 50
Email.: bmp@zfbarcelona.es
BMP está organizado por:
www.bmpsa.com © BMP Aviso legal